Tasa efectiva anual: ¿Para qué sirve y cómo se calcula?

Un concepto fundamental en el ámbito financiero y en el contexto de los préstamos o inversiones es la tasa efectiva anual o TEA. En este artículo vamos a explicar qué es, cómo se calcula, cuál es su importancia y cuál es su diferencia con otras tasas.

La definición de la tasa efectiva anual establece que se trata de la tasa de interés real que se gana o se paga en una inversión, préstamo u otro producto financiero. Es el resultado de la capitalización de intereses en un determinado período de tiempo. También se le conoce como tasa de interés efectiva, tasa efectiva o tasa anual equivalente, entre otros términos.

¿Cuál es la utilidad de la tasa efectiva anual?

La tasa anual efectiva tiene una gran importancia en el ámbito financiero debido a que es un elemento que permite comparar diferentes productos, incluyendo préstamos, líneas de crédito o productos de inversión, como los certificados de depósito, los cuales calculan los intereses compuestos de manera diferente.

En este punto, surge la pregunta de por qué la TEA es útil para realizar comparaciones mientras que la tasa nominal anual no. Aunque más adelante se explicarán las diferencias entre la tasa efectiva anual y la tasa nominal anual, es importante resaltar que la TEA es un indicador real del costo en intereses de una operación, en la cual se incluye la capitalización de los intereses. Por otro lado, la tasa nominal anual nos brinda una referencia para un caso específico, en el cual los intereses se estiman como simples y con una única capitalización anual.

¿Qué significa la TEA en un depósito a plazo fijo?

La tasa efectiva anual de un depósito a plazo fijo nos indica el interés total que obtendremos en un año, de acuerdo con las renovaciones que hayamos seleccionado previamente. Por supuesto, la TEA no será la misma si colocamos nuestro depósito a plazo fijo durante un año con renovaciones mensuales o con renovaciones semestrales.

Por lo general, es lógico pensar que una TEA que se capitalice mensualmente será mayor que una que se capitalice semestralmente. Sin embargo, los bancos aplican tasas diferentes en sus productos con el fin de incentivar el tipo de colocación que requieran que los clientes realicen.

¿Qué es la tasa efectiva anual en un préstamo?

El concepto de la tasa efectiva anual no cambia si nos ponemos en la perspectiva del prestamista o del prestatario. Por lo tanto, en ese sentido, la explicación será similar a la del punto anterior. Sin embargo, para hacer distinciones, la TEA de un préstamo será la tasa de interés total a pagar por cada año que dure el préstamo obtenido. Sin embargo, la TEA no representa el costo final del préstamo calculado de manera anual. A continuación, se explicará el motivo.

Diferencia entre tasa de interés efectiva anual y costo financiero total

La distinción entre la tasa de interés efectiva anual y el costo financiero total es sutil pero fácil de entender. Ambas son tasas que se expresan anualmente, pero la tasa de interés efectiva anual es el costo total del dinero, incluyendo las capitalizaciones, durante un año. En otras palabras, es la suma total de los intereses sobre el capital. Por otro lado, el costo financiero total (CFT) es el costo anual que incluye la tasa de interés efectiva anual, además de los costos operativos y otros relacionados con la concesión de un préstamo (como el seguro de vida, por ejemplo).

¿Cómo se calcula la tasa de interés efectiva anual?

La primera pregunta que debemos hacernos es “¿desde qué tasa se desea calcular la tasa de interés efectiva anual?”. Sin esta información, no es posible determinar qué fórmula debemos utilizar para calcularla.

Si tenemos una tasa de interés nominal anual y queremos convertirla en efectiva, la fórmula necesaria se explica en otro artículo. En ese artículo se explica fácilmente cómo convertir una tasa de interés efectiva anual a una tasa de interés nominal anual y viceversa.

Si lo que deseamos es hacer una conversión entre tasas de interés efectivas, es decir, encontrar una equivalencia de tasas, debemos usar la siguiente fórmula:

  • m: duración en meses de la tasa efectiva que queremos obtener
  • n: duración en meses de la tasa efectiva que conocemos

Esta fórmula se utiliza para convertir una tasa de interés efectiva a cualquier otra tasa. Lo único que debemos tener en cuenta son los valores de “m” y “n”. En este caso, los hemos expresado en meses, pero también podrían ser días, trimestres, bimestres, cuatrimestres, etc., siempre y cuando ambas tasas utilicen la misma unidad de medida.

Para simplificar el proceso, hemos creado un convertidor de equivalencias de tasas de interés efectivas:

Ejemplo con tasas de interés efectivas

Veamos entonces algunos ejemplos rápidos sobre cómo llevar a cabo la conversión entre tasas eficaces.

¿Cómo se puede convertir una tasa efectiva anual a mensual?

Es común plantearse cómo calcular la tasa efectiva mensual a partir de la TEA. La fórmula para obtener la tasa eficaz mensual a partir de una anual es la siguiente:

Si suplimos los valores faltantes, es decir, la tasa de interés, podemos realizar la conversión de la tasa efectiva anual a mensual.

¿Cómo se puede convertir una tasa efectiva mensual a anual?

Siguiendo la misma lógica, la fórmula siguiente es el inverso de la fórmula anterior:

Mediante la fórmula anterior se puede calcular la tasa efectiva anual a partir de la tasa mensual conocida.

¿Cómo se puede convertir una tasa efectiva anual a trimestral?

Para concluir con los ejemplos, un método muy sencillo para pasar de una tasa anual a trimestral:

¿Se puede dividir la tasa efectiva anual?

Reescritura del texto

Esta cuestión resulta un tanto engañosa y vamos a explicar la razón por la cual. Desde un punto de vista matemático, es factible dividir cualquier tipo de tasa. No obstante, en este escenario, la pregunta se refiere a si al dividir una tasa se puede obtener una equivalente. En este caso, la respuesta sería negativa.

No es posible obtener una tasa efectiva mensual dividiendo una tasa efectiva anual entre 12. ¿Por qué sucede esto? debido a que los intereses generados mes a mes se capitalizan, lo que resulta en tasas no lineales sino con un componente exponencial que las hace equiparables.

¿Cómo sumar tasas efectivas anuales?

Al igual que en el punto anterior, es importante tener en cuenta que las tasas no pueden sumarse de manera directa o lineal. En este sentido, se requiere combinar las tasas efectivas utilizando la siguiente fórmula:

Si deseamos restar tasas efectivas, debemos emplear la siguiente fórmula:

En ambos casos, la periodicidad de las dos tasas debe ser la misma. Es decir, no podemos combinar una tasa efectiva trimestral con una tasa efectiva anual o mensual. Ambas deben ser trimestrales.

Scroll al inicio